☛ Video ofrecido por Private

La mirada petrificante de Sandra Iron

El enorme dragón que recorría la espalda de la pornostar húngara Sandra Iron (también llamada Sandra Slovensca, Sandra Belly, Sandra Bel, Sandra Banky y Sandra Ring) vino a desvelarnos que no se trataba de una starlet convencional. En una época donde los tatuajes y los piercings no estaban de moda (gracias a Dios Belladonna abrió las puertas a este look cada vez más pujante) Sandra representaba con una maestría sobresaliente el cliché de chica mala en el mundo Euro-porn. Lo hacía representando el epítome de mujer alta y esbelta, pero sobre todo gracias a su potente mirada petrificante y elevada energía sexual a la hora de acometer las folladas de rigor.

Sus increíbles escenas de sexo anal y grupal para Private se encuentran entre las más populares del estudio. Y como colofón fue una de las primeras aficionadas a cambiar asiduamente de look. Peinaba tanto rastas, media melena y hasta una digna cabeza rapada (al menos todo lo rapada que los canones estéticos permitían en los años dorados del porno europeo) Y eso solo con 4 años que estuvo en activo. Casi nada.




Más porno relacionado: