in

La insaciable voracidad rectal de la rusa Sasha Rose

La belleza contagiosa y artificial de Sasha Rose solo puede competir con su voraz hambre de sodomía. La starlet rusa padece una enfermiza obsesión por el sexo anal desde los 18 años —edad en la que se inscribió en la industria de adultos— y desde entonces ha ido acumulando licenciaturas rectales por toda Europa y América. No en vano, tiene cara de puta diabólica, folla con una celeridad pasmosa y es implacable cuerpo a cuerpo, ya que ningún actor le dura más de 10 minutos en la cama. Como buena ciudadana Rusa sabe que sin anal no hay paraíso. En Her Limit conocen su vicio oculto, que casualmente se convierte en un factor diferencial al ser la única actriz que le aguanta varios asaltos al actor brasileño Vinny Burgos.