in

Savannah Bond resurge con fuerza con una dosis de aceite

La extremadamente neumática Savanna Bond llegó como un huracán con la intención de comerse el mundo, renovando la espiritualidad de las bombshells —rubias pechugonas explosivas— y pronto se convirtió en la única starlette con el suficiente potencial físico para ensombrecer a su paisana, la galardonada Angela White. No obstante, estos últimos meses ha echado el freno a su exuberancia quirúrgica y lo poco que se ha escuchado de ella ha sido su participación en la 3º edición de «Oil Slick», ese monográfico centrado en untar de óleo el cuerpo de despampanantes pornostars del que ya publicamos su segunda parte justamente con su contrincante Angela. Por lo visto, la legendaria saga permite a Savannah tomar el relevo para ver si está a la altura de su compatriota, y tal como la hemos visto enfrentándose con Prince Yashshua, nos resulta imposible pasar por alto su imponente presencia, por encima incluso de Riley Steele o Antonella la Sirena.