in

Shinaryen, la camgirl de genes nazis que destruye a la competencia de PornHub

Tiene genes nazis corriendo por sus células, de los que construyen pechos arios de simetría perfecta, rostros de ángeles, pieles de porcelana y cuerpos de diosas de la mitología nórdica. El summum femenino del Tercer Reich. En este sentido, la belleza cuasi albina de Shinaryen no tiene parangón entre las paredes de PornHub; simplemente destruye a cualquier webcamer que se comparare con ella. Podríamos decir que la atomización del porno amateur es el culpable de que se visibilice a esta sílfide europea que despunta con su mera presencial celestial.

De esta manera, Shinaryen es más que una novedad reseñable en el portal de MindGeek. Estamos ante una musa inmaculada venida de Estonia, de las que alcanza la temperatura más elevada en el termómetro que mide la popularidad. Una candidata a postularse la número uno —actualmente ostenta el puesto Nº 26— que resuena con fuerza en la cámara de eco pornográfico. Habrá que hacer algo para que su belleza blanca no se vuelva hegemónica.