in

La primera doble penetración interracial de Siri Dahl

Desde que nuestra particular asistente virtual del porno, la rolliza pelirroja Siri Dahl, regresara cual ave fénix al mercado de la carne, se ha dejado el pellejo en demostrar al público que es una pornostar de bandera. El motivo no es otro que hace escasos días ha añadido un extra de picante a su filmografía al debutar con su primera doble penetración interracial. Un movimiento de ajedrecista pornográfica que nos revela que quiere intercambiar su lozanía perdida —ya matizamos en su 2º anal que la pérdida de masa corporal había echado a perder su potencia cárnica— con un mayor grado de exigencia sexual en todo lo que hace. Un compromiso con la industria de adultos suficiente para afirmar que su magia física perdida puede resucitar en forma de espíritu sexual incandescente.