Dos viejos salidos con una pequeña pelirroja

Dolly Little entró en la industria aprovechándose del hueco que originó la menuda Piper Perri. De una constitución extremadamente pequeña, muy poco peso y bajita, Dolly fue el resultado de generar contrastes de tamaño en el mundo del porno. Siguiendo la estela de esa moda se convirtió en la versión pelirroja de la susodicha con casi el mismo talento para interpretar escenas de jóvenes frígidas universitarias que parecen aprovecharse de ellas. Los de Blue Pill Men la llamaron para que hiciese de nieta o yo que sé de esta pareja de ancianos decrépitos que se resisten a dejar de utilizar sus penes flácidos. En la escena es una adorable y dulce chica que cae en manos de dos viejos lobos que se las saben todas y van a poner en práctica en un trío sexual todos sus vicios y depravaciones en su cuerpo de 1,45 m de estatura sin ningún escrúpulo.