Search
Generic filters
Filter by Custom Post Type

Vlad, érase un hombre a una super polla pegado

El soneto satírico de Cyrano de Bergerac cobra más fuerza que nunca cuando mencionamos un actor porno que ha pasado tristemente desapercibido para la comunidad pornófila. Se hace llamar Vlad, aunque también responde a John Rasputin, es judío (un saludo para los conspiranoicos del NWO de la judiada) y su aspecto se asemeja al de un viejo arrugado, calvo, feo y flacucho que parece no encajar en este mundo de diosas y bestias. Pero en cuando se baja los pantalones todos sus defectos físicos pasan totalmente desapercibidos, pues aquello no es una polla, sino es un misil estratégico intercontinental capaz de arrasar ciudades enteras. Hablamos de un cipote que según fuentes oficiales mide casi 30 centímetros de longitud (y esto señores es más largo que vuestro antebrazo) y suele pasearse por portales de temática viejos y jovencitas como Old Goes Young o Blue Pill Men donde abueletes con edad de vivir en el geriátrico se percuten a dulces adolescentes.




Más porno relacionado