Kayden Kross

Kayden Kross
Alias: Jenna Nickol
País: Sacramento, americanas
Edad: 35 años | Adultas
Raza: Blancas
Cuerpo: Atléticas
Altura: 1,63 m | Medianas
Vagina: Coños depilados
Año debut: 2007
Ojos: Azules
Cabello: Rubias
Nacimiento: 15/09/1985
Tipo pechos: Tetas operadas
Tamaño tetas: Tetas grandes
RRSS:

La sueca Kayden Kross es conocida por ser uno de los rostros más bellos del porno, ser fichada por las grandes productoras, directora de Deeper y ser la mujer del actor Manuel Ferrara.

Solo una rubia sueca dotada de privilegiada genética podía haber terminado convirtiéndose en una de las actrices porno más populares del siglo gracias al insoportable atractivo de su rostro. Razón por la que resulta especialmente paradójico que sea una starlet con un nivel bajísimo de escenas grabadas y algo del todo inexplicable que sus apariciones en vídeos porno se cuenten casi con los dedos de las manos.

Kayden es una pornostar a la que la fama le precede por ser la mujer, o pareja, del popular actor pornográfico Manuel Ferrara (el pene encapuchado de la industria de adultos). Una famosa folladora como en su día lo fue Sasha Grey (salvando las diferencias porque Sasha fue una bestia del sexo) que por regla general odia estar atada a las productoras y se decanta por un ritmo de producción más personal haciendo ella misma en solitario sus escenas. Eso si, en cuanto le ponen un suculento cheque bien que se baja los pantalones y deja de lado sus valores, como pasó cuando fue contratada por Vivid Video o Digital Playground.

Pese a ser una estudiante ejemplar en el instituto, a los dieciocho años decidió dejar sus estudios para convertirse en una stripper en un local de mala muerte y ganar algo de dinero extra para comprarse un caballo poni que estaba a punto de ser sacrificado en un matadero. Lo haya logrado o no (no lo sabemos) podemos decir que lo que parecía un pasatiempo para ganar algo de dinero se convirtió en una profesión realmente exitosa y sexy para ella.

Poco tiempo después fue tentada a participar en sesiones de fotografía erótica y unos meses más tarde dio el salto al mundo del porno. Extremadamente quisquillosa, solo trabajaba para grandes productoras y en proyectos que de verdad le apasionasen, que no eran muchos la verdad. No fue una chica que se conquiste fácilmente en el terreno de los contratos pornográficos, hecho que le ha conseguido algunos enemigos entre el público dada su escasa implicación.

Actualmente es la directora creativa del estudio Deeper, artista en materia visual, desde donde da rienda suelta a su imaginación dirigiendo a otras starlettes. Una tesitura en la que se encuentra muy cómoda y en la que a veces hasta se atreve a volver a ponerse delante de la cámara, dirigiéndose a si misma, para ser follada por su marido Manuel Ferrara.

El sector ganó una directora, pero perdió una actriz, que de no haberse retirado o comprometido con Ferrara ahora sería una gran estrella.