in

La tardía explosión sexual de Addie Andrews

Antes de que Addie Andrews diera el salto al porno excelso del director Greg Lansky pertenecía a ese pequeño grupúsculo de pornostars cuyo pasado está manchado por pertenecer a una congregación religiosa. Un mal en el que han caído otras starlets como Alina Lopez o Emily Willis que les impedía liberar su potencial sexual. Por suerte Addie logró escapar de esa prisión moral en la que su sexualidad era cautiva y casi podríamos decir que ha salido muy bien parada de su tardía explosión sexual en la pornografía gracias a esas facciones que favorecen sus rasgos de madurez. Después de todo sus arrugas en los ojos y comisuras de labios ponen un punto de credibilidad cuando toca interpretar a una mujer casada infiel con el afrosemental de turno de Blacked.