in

Adriana Ugarte adicta al sexo peliculero

A Adriana Ugarte le pasa lo mismo que al vino, que las escenas de cama de la actriz española van subiendo de intensidad conforme pasan los años. La artista madrileña es muy conocida por los televidentes españoles por su facilidad se enseñarnos su cuerpo al desnudo practicando sexo de cualquier tipo. Incluso ha participado en un Ménage à trois para la película «Castillos de Cartón» donde se enfrasca en una relación pasional junto con dos chicos haciendo un trío. Un hito en la interpretación nacional llegando a ser una de las pocas famosas follando que ha hecho un terceto sexual de ficción. Hay que ver lo que se ha desmadrado esta chica de aspecto de niña buena desde que estrenó el culebrón de sobremesa «El Tiempo entre Costuras».

«Castillos de Cartón» (2009)

Sus tiernos pechos y vagina felpuda salen en primer plano al lado de ambos protagonistas masculinos.

«Combustión» (2013)

La mítica follada del film «Combustión» (una copia barata española de «Fast & Furious: A todo Gas») junto al macizorro actor Álex González hizo que las chonis poligoneras que follan en el asiento trasero de los coches lubricaran al ver la tórrida secuencia.

«Palmeras en la Nieve» (2015)

La escena de sexo interracial de Adriana Ugarte dándose un revolcón en la playa que protagonizó en «Palmeras en la Nieve» todavía está en la sesera de las amas casa. Una secuencia donde se liga a un negro de la guinea española, sueño de muchas mujeres que se les ha pasado el arroz.

Habitaciones Cerradas (2015)

«Julieta» (2016)

«Lo Contrario al Amor» (2011)

Fotos de Adriana Ugarte desnuda

Todos los papeles calientes se los dan a ella. No hay ni una interpretación a lo largo de su extensa filmografía en la que no haya hecho un topless, ni si quiera la película «Julieta» se salva de sus desnudos. Algunas veces hasta se pasa de la rosca y enseña más de la cuenta, como en el caso de la producción «El Patio de mi Cárcel» donde Adriana Ugarte enseña el coño en la escena de los felpudos.

Está claro que Adriana es una mujer de armas tomar que no se achanta ante nada, ni vídeos altamente eróticos que casi rozan lo pornográfico pueden frenar su meteórica carrera en el cine español. No se corta un pelo a la hora de simular sexo delante de las cámaras. Increíble que con más de 30 años la madrileña ponga toda la pasión cuando hace su trabajo.