in

Alyssa Bounty, una belleza extraterrena por el viejo continente

Siendo originaria de un país tan poco conocido como es la República de Moldavia, Alyssa Bounty no tardó en llamar la atención en el porno europeo para poco más tarde hacer sus pinitos anales gracias a Tushy. Una primera experiencia rectal la mar de satisfactoria que le sirvió de trampolín para saltar de cabeza al mundo de las múltiples penetraciones de PornWorld (anteriormente conocida como DDF Network). Desde entonces, sigue haciendo méritos, pero sin olvidarse de sus inicios suaves en los que se encuentra más desinhibida. Este 2021 parece ser su año de consagración y ya es una de las artistas moldavas con mayor proyección si seguimos sus pistas filmográficas. Ante el rastro de miguitas que ha dejado por 21 Sextury no podemos hacer otra cosa que plegarnos ante la virtud de su belleza extraterrena. Una verdadera sílfide delicada.