in

Ana Obregón follando con Alonso Caparrós

Creo que Ana Obregón ya debe rondar los 65 años y sin embargo todavía sigue saliendo en programas televisivos de dudosa calidad, como «Sálvame» o «Ven a Cenar Conmigo Gourmet Edition» de Cuatro. La que fue en sus años mozos una musa española por su desbordante belleza (cuando presentó el concurso «Qué Apostamos») también tuvo su época alocada como cualquier otra famosilla del corazón. De esta manera, la bióloga más famosa de España es una celebrity española histórica a la que en su momento se la rifaron las revistas de la prensa amarilla para que saliese entre sus páginas. Una artista polifacética que recibió docenas de ofertas del mundo del cine y de la moda para que posara en cueros menores.

Al final, fue la revista Playboy e Interviu las que se llevaron el gato al agua y sacaron a Ana Obregón completamente desnuda. No obstante, esta superwoman también tiene escenas de alto voltaje sexual, de sus lejanos años como actriz de cine, que harían enrojecer a cualquier pornostar americana. Se trata de la película

Ana Obregón y sus escenas sexuales en «La Mirada del Otro» (1997)

Y es que la famosa presentadora española Ana Obregón le hace una paja a Alonso Caparrós mientras este tiene la cara metida en el velludo pubis de Laura Morante. Una secuencia de la película «La Mirada del Otro» (Vicente Aranda, 1997) que dejó ojipláticos a la mayoría de críticos cinematográficos, no por su intensidad sexual, sino por el mal gusto y oportunismo desmedido. Una película que prometía mucho viendo su elenco de actores principales, pero que finalmente resultó ser una bazofia sin parangón.

Mención aparte su pequeño papel en «Bolero» (1084) junto a un icono sexual de talla mundial, Bo Derek. La polifacética española tiene un pequeño papel que se limita a yacer desnuda sobre una cama mientras un hombre le hace el amor. Es casi insultante decir que Ana Obregón queda del todo empequeñecida por el bello animal exótico y erótico que representa la actriz Bo Derek, algo que le ha pesado toda la vida.

Ahora que habéis visto estas dos joyas del cine de nuestro país entenderéis porque despierta tantas inquietudes y visceralidades. Al menos siempre nos quedará para el recuerdo los elegantes posados veraniegos en bikini que Ana ofrece a la prensa cada mes de agosto. Y sin olvidarnos de una de las leyendas negras de la aviación más espeluznantes de España. Ya sabéis, el famoso rumor de que a Ana Obregón le explotó un pecho de silicona cuando viajaba en avión. Es lo que tiene volar a 10.000 pies de altura y estar en una cabina presurizada.

«Sinatra» (1988)

Las fotos eróticas de Ana Obregón en Playboy: