in

Angela White baja peldaños en el star-system pornográfico

Los grandes atributos naturales de Angela White, y su disposición para transmitir autenticidad y amor por el trabajo, secuestran nuestros deseos hasta el punto de que se lo perdonamos todo. Y es que su último trabajo en Captain Stabbin, la popular parodia pornográfica del capitán propietario de un barco que se folla a pornostars en alta mal, no sabemos como encaja en su impresionante colección de obras maestras. Seamos francos, la serie de Reality Kings es un tipo de porno demasiado mainstream para la estrella rutilante australiana y puede afectar a su brutal presencia ante las cámaras. Nos tememos que, si rebaja su caché y se humilla saliendo en escenas vulgares, dentro de poco la veamos como un cuerpo cuadrado, sin cintura y con las tetas separadas. Ya sabéis que la industria de adultos está llena de juguetes rotos y ni siquiera las más grandes están a salvo.