in

La destreza felatoria de Angela White y Violet Myers

Para el pornófilo medio puede parecer difícil de creer que una monotemática escena de la productora Swallowed, donde durante cerca de una hora solo se realizan estrictas felaciones, no se vuelve aburrida o visualmente redundante. Pero cuando Angela White y Violet Myers se unen en tándem para hacer mamadas, encuentran una cantidad aparentemente inagotable de formas de abordar la tarea. La bestia australiana (pornostar Nº1 del ranking de EE.UU) y los pechos más desparramados de Norteamérica, Myers, dejan aparcados los milagros de su anatomía —tetas naturales de tal tamaño que no pueden sino ceder a las leyes de la física y colgar con orgullo gracias a los efectos de la gravedad— para entregarse al noble arte de limpiar el sable.

En este caso, ambas compartirán la misma fijación oral que dará como resultado una viscosa mamada doble condimentada con abundante baba. Lo hacen con tanto entusiasmo que hay momentos en los que la saliva y los fluidos corporales salpican la lente de la cámara.