in

Skylar Vox se pierde en el subgénero de las gargantas profundas

La experiencia gutural de Skylar Vox en Swallowed —territorio oral de Mike Adriano donde las gargantas profundas son veneradas— solo puede significar una cosa: que la pornostar todavía no ha encontrado su lugar en el porno. Y es que repetir por los derroteros de las felaciones sucias, las arcadas babosas (ya cayó esclava de las agresivas penetraciones orales de Dick Drainers) no descubre ningún talento oculto en la starlet y hace un flaco favor a su fugaz carrera. Más que nada porque no se le saca provecho a sus irresistibles tetas naturales, quedando en un 2º plano. Esperemos que el nuevo material que nos ofrezca profundice en ese físico que tiene esculpido por la madre naturaleza, de lo contrario corre el riesgo de perderse como una gota en vasto el océano pornográfico.