in

Las desaprovechadas tetas naturales perfectas de Anya Ivy

La sílfide de ébano Anya Ivy fue una de las grandes promesas afro en el circuito pornográfico norteamericano cuando debutó con 22 años en el 2014. Por desgracia, su su fascinante propuesta física —actriz mulata de cuerpo estilizado a lo glamour model y preciosos pechos naturales que destacaba entre la mayoría de afroamericanas— no acabó de cuajar y terminó siendo un cadáver que se retiró a Olyfans bajo el apodo de Akialh. Puede que su rostro falto de armonía y su negativa a rodar con actores negros le hayan restado varios puntos en el star system pornográfico, pero desde JaqueMateAteos no comprendemos como dejaron escapar a esta mestiza de Atlanta cuyos caprichos del misterio hormonal concentrados en su busto son capaces de fundar una religión.