Ashly Anderson se corrige los defectos este verano

Desde que Ashly Anderson probara en sus carnes lo que es el mundo de la pornografía no ha podido desintoxicarse. Su primera experiencia le dejó tan buen sabor de boca que se operó súbitamente para hacer de ésta su profesión y enfrascarse en el cambiante terreno de las jovenes follando. Una decisión un tanto desacertada por las prisas al tunearse unas tetas tan estáticas e inamovibles que le costaron un precio demasiado caro, su visible y horrorosa cicatriz bajo los senos. Pero este verano parece que ha pasado de nuevo por su cirujano de cabecera para eliminar ese tan antiestético costurón. Algo que estudios como Naughty America agradecerán por no tener que planificar tan concienzudamente el ángulo de cámara para no captar esos defectos físicos.