in

Adoración absoluta al busto de Autumn Falls

La inteligente estrategia de Autumn Falls de reservar su primer reventada de ojete para Camsoda (plataforma amateur orientada a las webcams), en lugar de hacerlo en un estudio profesional, ha surtido efecto inmediato y se ha visto reflejado en su caché. Pocas veces se pone el propio actor Jules Jordan delante de la cámara, pero en esta ocasión no le iba a ceder el honor a algún empleado suyo, que menos ir el en persona a atender a la impresionante pornostar que con su maravillosa delantera natural cualquier tara a nivel de implicación, rodaje o cerdeo lo compensa completamente. Está claro que la neoyorkina de piel indígena nunca será la más guarra, pero ni falta que le hace con esas tetas hipnotizantes que vuelven locos al género masculino.