in

Avery Cristy prueba la disciplina francesa de Manuel Ferrara

Que la exmodelo de naturaleza expansiva Avery Cristy haya sido coronada recientemente como una Vixen Angel —nombramiento mensual que reciben las pornostars en la compañía Vixen Media Group junto a un collar de oro y brillantes diamantes de la marca Tiffany— explica la extraña obsesión que tenían con ella en los sets de rodaje del ya retirado Greg Lansky. Y es que la joven estrella de mirada felina (sus oscuras pestañas postizas acentúan sus sensuales rasgos) tenía un suculento contrato bajo el brazo que le permitía rodar en todas y cada una de sus delegaciones. La última colaboración de este espíritu libre ha sido en la casa de Kayden Kross, la directora de Deeper, en una escena con el grande y peludo Manuel Ferrara donde se deja claro el daño que ha hecho la película «50 Sombras de Grey«.