in

Betty Foxxx a la conquista del porno de USA

Resulta desconcertante que la entintada presencia de Betty Foxxx en el porno español haya pasado desapercibida. Estamos ante un espécimen de hembra ibérica única en su especie, una pornostar fraguada tanto en Europa, como en Sudamérica y EE.UU, que tuvo el camino despejado desde el 2017, año en el que puso precio a su trasero. Pero antes de contar su historia, hagamos las presentaciones oportunas. La valenciana de 35 años (1986) nació con una clara inclinación por el exhibicionismo lúbrico, de ahí que adaptara su formación artística en teatro y danza para trabajar como bailarina en actuaciones eróticas en salas de estriptís. Al menos hasta que se apunto a un casting porno.

Por desgracia, este primer contacto con el mundo de adultos resultó ser un casting falso: un estafador y degenerado le folló el culo sin darle una remuneración económica. Una experiencia traumática de la que salió indemne, y en lugar de tirar la toalla insistió más fehacientemente en su deseo de ser una pornostar de fama internacional. Comenzó a cincelar su físico en el gimnasio, se tatuó un llamativo dibujo bajo el vientre y adoptó una apariencia de pin-up que hizo que, en 2005, por fin viera su sueño hecho realidad debutando con el estudio patrio MM100, junto al actor Terry Temaco.

Un debut agridulce, todo hay que decirlo, ya que su cara de señora mayor (en ese momento tenía 29 años y aparentaba muchos más) fue la culpable de que la etiquetaran como una MILF de cabecera (nominada a un Premio Ninfa 2017 en la categoría Mejor MILF), cuando ni siquiera ha tenido hijos. Lo cierto es que su ajetreada vida y sus muchos trabajos precarios (cuidaba de descapacitados) le pasaron factura y la castigaron físicamente. O quizá hayan sido sus desfases sexuales, juergas nocturnas, sexo en grupo y vivir a pleno rendimiento sin dejarse nada en el tintero, vaya usted a saber.

Pero no todo va a ser malo en la biografía de Betty Foxxx, y es que la cantidad de tatuajes que lleva impresos en su epidermis es directamente proporcional a su capacidad sexual. Vamos, que es una bestia follando cuando se trata del estilo gonzo. Razón por la que se la rifaron en su momento compañías como Cumlouder, Lets Doe It, Jules Jordan, Evil Angel, FAKings, Kink y la despiadada Legal Porno, productora donde suelen contratar a chicas apuntadas a la estrambótica moda de tatuarse todo el cuerpo para parecer un mural viviente.

A lo largo de 2019 vivió su época de mayor esplendor, momento en el cual fue contratada por el mismísimo Mike Adriano para prestarse a una sesión de espeleología anal junto a Isabel Moon en All Anal. Una escena impecable que asentó a la starlet en el porno de USA, aunque le hayan cerrado algunas puertas por su imagen de neogótica y últimamente se haya tenido que refugiar en Onlyfans, su principal plataforma de contenido a día de hoy. Por cierto, dicen que ejerce como escort de lujo en el Barrio Rojo de Amsterdam.