in

Brenna McKenna adquiere una diplomatura asuntos aceitosos

La saga oleosa de «Oil For Days» ha resultado ser la gallina de los huevos de oro del director Pat Myne. Una serie pornográfica que, en dos años de vida, ha lanzado al mercado cuatro volúmenes a cada cual más impactante. El primero asalto con Emily Willis (ver aquí). El segundo con Emma Hix y el tercero con la gran Lily Lou. Todos vídeos en los que starlets acostumbradas a recibir por la retaguardia reciben una sesión de sexo anal resbaladizo con litros de aceite de alto octanaje. Esta última entrega final ha sido la pseudogótica Brenna McKenna quien, después de ser destruida en una doble penetración a las órdenes de DPDiva, ha empapado sus tatuajes con aceite en este monográfico de la acción lúbrica. Algo bastante fácil para la actriz de New Jersey por haber sido amaestrada en los mejores quioscos de sodomía americana.