in

Los atributos exagerados de la argentina Blondie Fesser

Es posible que muchos pornófagos piensen que la banalización del uso de la cirugía haya echado por tierra el cuerpo de Blondie Fesser. Y es que, según los puristas, fue un pecado imperdonable cuando hace un año la bombshell argentina se sometió a un radical cambio de look para irrumpir en el nicho de las MILFs. Un cambio de chapa y pintura integral, con pechos rebosantes de silicona, rostro esculpido con bisturí y un culo de tamaño XXL cuyas gordas nalgas rompen definitivamente con su otrora simetría. Aun así, sus épicas curvas se mantienen en el imaginario colectivo, y aunque hayan mutado hacia lo grotesco siguen alimentando su esencia de culona argentina.

Hace pocas semanas, esta diva del porno en decadencia se presento en Fake Taxi como la típica inglesa golfilla de cabello rubio oxigenado que folla en el asiento trasero del taxi para no pagar el viaje. Y lo cierto es que, más allá de su deformidad y atractivo fenecido, todavía quedan cenizas de la espectacular latina que fue; aquella starlet que nos enamoró con el poder de su hipnótico y voluptuoso trasero puesto a cuatro patas en la arena de la playa.