in

La doctora Carla Barber, una sexy modelo que luce ‘chichikini’

El currículum de la despampanante modelo Carla Barber (31 años) no se circunscribe exclusivamente a vivir de su cuerpo, a pesar de ganar la corona del certamen de belleza Miss España 2015 y ser una destacada candidata en Miss Universo. De hecho, está pluriempleada al compaginar su licenciatura en medicina, especialización en cirugía estética para operar las cara, los pechos y los glúteos de las celebrities, con concursar en reality shows televisivos como el de «Supervivientes» 2016. Por no hablar de que su cuenta de Instagram: 900.000 seguidores y tórridas fotos semidesnuda enseñando ‘chichikini’ (más adelante explicamos lo que es).

Por si fuera poco, todavía tiene tiempo para tener relaciones sentimentales con famosos de la televisión, como el idilio que tuvo con el polémico Diego Matamoros, el hijo de Kiko Matamoros, el colaborador más macarra y corpulento de «Sálvame». De esta manera, Carla Barber pertenece a una nueva generación de famosas en el panorama mediático español. Una mujer empoderada, con tanto cerebro como curvas voluptuosas, y tremendamente versátil en el mundo del corazón.

La Miss Las Palmas va mucho más allá de la típica chica tonta que se presenta a un casting de Mujeres y Hombres y Viceversa. Solo hay que tener en cuenta el éxito de sus clínicas VIPS de lujo y los beneficios millonarios que le reportan. Sin duda alguna ha sabido sacarle partido a su doctorado, a sus años de estudio en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y a su participación en los programas de televisión, desde donde cosechó amistades con famosas que ahora hacen cola para ponerse en sus manos y retocarse el rostro.

Pero el motivo principal por lo que estamos aquí es como hemos dicho por sus atrevidísimas fotografías subidas en su cuenta de Instagram. Y es que la Dr. Carla Barber presume de enfundarse bikinis diabólicamente pequeñísimos. Tan peculiarmente diminutos que se llaman chichikinis o micro tangas en el mundo fashion. Una nueva moda que arrasa en las redes sociales y se basa en taparse la vulva con el mínimo tejido posible, como si fuese con una mascarilla. A saber a la cantidad de dietas, depilaciones de pubis y liposucciones de vientre que ha tenido que someterse para lucir ese chochito tan apetitoso.