in

Casca Akashova, una bombshell rusa en territorio americano

La rusa Casca Akashova ha colonizado, con relativa facilidad, el particular nicho de las tetonas recauchutadas de Estados Unidos. Con la sola ayuda de su apariencia de mega pornostar noventera y de sus dos tetas gigantescas como elementos simbólicos de su impactante poder visual. Un territorio en el que no tiene rivales que batir —ya lo demostró con Manuel Ferrara— y es el centro de atención de espectaculares monográficos a la redondez mamaria como el que hace pocas semanas liberó Hard X: «Prime MILF #8». Fue la directora Mason (la que corta el bacalao en el conglomerado de XEmpire) la que le brindó los beneficios del capitalismo en una película que captura a la rubia bombshell rusoamericana en todas sus formas y magnitudes sexuales.