in

Codi Vore encasillada por sus enormes pechos

Las devastadoras proporciones mamarias de Codi Vore son las culpables de que la pornostar no pueda escapar del encasillamiento pornográfico al que es sometida en el circuito americano. Y es que este tipo de actrices, dotadas genéticamente con grandes bustos, son únicas en su especie y tienen la desgracia de convivir hasta el fin de sus días en el nicho de las tetonas. De hecho, por mucho que se esfuerce la excamgirl debutando en una escena interracial bajo la firma de BangBros, apenas podemos desviar la mirada del único ingrediente que ofrece su físico: sus enormes tetas naturales de vaca. Es como si su cabeza no coincidiera con su cuerpo, creándose una desigualdad hipnótica para los sentidos masculinos que está predestinada a triunfar solo en paraísos de tetas gigantescas como la afamada productora The Score Group.