in

Daisy Stone en busca del tiempo perdido

Volvemos a llamar de nuevo a las puertas de Bang Rammed para echar un detenido vistazo a una pornostar cuyo portentoso culo suele ser el epicentro de grandiosos acontecimientos. Nos referimos a Daisy Stone, la starlet que se hizo famosa por atesorar proporciones perfectas, o lo que es lo mismo, tener un pompis armónico con el resto de su anatomía; el factor diferencial que se volvió el enemigo Nº 1 del cuerpo descompensado de Candice Dare. La actriz quiere recuperar el tiempo perdido por el parón del coronavirus y se ha puesto manos a la obra para recuperar su esencia perdida —últimamente descuidó su imagen y perdió varios kilos de peso (y belleza)— y devolver a sus trémulas nalgas la atención que deberían. Eso sí, sin el anal como su gran aliado, porque sabe que su vagina sigue siendo un segundo hogar la mar de acogedor para acoger a cualquier pene.