in

Dixie Lynn, el alma cautiva de la sodomía adrianítica

En JaqueMateAteos hemos contado infinidad de veces que el contrato laboral (y pacto anal) de Dixie Lynn con el buldócer californiano de ojetes —aka Mike Adriano— se rompió hace un año dejando un sabor agridulce en sus seguidores. Por suerte, la pornostar sureña vuelve a ganarse las lentejas con su emblemático rostro aniñado en uno de los estudios afines al director. Nos referimos a sus última escena en All Anal, en la que ha compartido excitantes planos subjetivos con Mia Kay, la cual ejerce de mamporrera mientras es testigo de como vuelven a devorar su rosado ano. Un retorno en el que la pecosa nos ha dejado ver los interiores de un alma castigada Ad Infinitum con la esclavitud rectal.