in

La angelical Dixie Lynn, más allá de la exclusividad anal

El controvertido pornógrafo Mike Adriano explotó hasta la saciedad los interiores de Dixie Lynn gracias a un contrato firmado con sudor y semen en el que la pornostar le cedió su alma y se convirtió en su fiel y servil esclava anal. De hecho, el actor californiano exploró hasta en seis ocasiones su gruta rectal (dos veces en True Anal, tres en All Anal y una en Anal Only), convirtiendo a la rubia pecosa en poco menos que un amor platónico de sus estancias del pop-art. Pero ni el mismísimo rey de la selva pornográfica puede retener eternamente a este tipo de criaturas celestiales de bonitas facciones. Hace pocas semanas este ser angelical con pequitas consiguió escapar de la rutina adriánica —no es la primera vez que lo consigue— para rodar una escena con Tushy Raw y clamar al cielo que su culo ya no le pertenece.