mascota web

El entrenado agujero rectal de Gabriella Paltrova

Posiblemente el error más grave que Gabriella Paltrova haya cometido en este negocio fue malgastar la carta de la penetración anal nada más entrar en la industria allá por el 2011. Una lástima pues la decisión de no dosificar su repertorio sexual le costó cierta repercusión mediática a pesar de ser una guarra de altura que cede ante fistings y diversas fechorías anales que otras no se atreven. Tuvo el estómago de dejarse masacrar el ojete por el mismísimo Mandingo y abrir su culo hasta el mismísimo infierno de los empalamientos. Pero es que además no es solo un cuerpo precioso pegado a un culo perfecto, sino que tiene una de las sonrisas más bonitas del porno. Desde entonces, esta pequeña americana que apenas levanta metro y medio del suelo nos sigue enamorando con su juego de cintura.