in ,

Indica Monroe aloja en su vagina a la monstruosa polla de Brickzilla

La dilatación vaginal que sufren todas las mujeres cuando dan a luz les otorga una considerable ventaja en el mundo de la pornografía: pueden ser penetradas por pollas extra grandes. Una superioridad física con la que juega Indica Monroe desde que dejara la categoría fetichista de embarazadas y se enfrascara en la siempre dificultoso género del interracial, inalcanzable para la mayoría de actrices que sueñan con recolectar billetes. De hecho, hace pocos días se enfrentó a la impactante y monstruosa polla de Brickzilla —el pollón negro de moda en América— con una solvencia tan asoladora que por poco se nos olvida que posee un culo rotundo que podría utilizar para la sodomía. Una cosa está clara, debió parir a un hijo de 5 kilos para tener tanto espacio en sus entrañas.