in

La estrella checa Isabella De Laa impacta en la industria de adultos

Si nos ponemos a buscar en el infinito catálogo de actrices criadas en la República Checa es prácticamente imposible no encontrarnos con auténticas bellezas andantes de caras angelicales y medidas 90-60-90, criaturas femeninas que podrían forrarse como escorts de lujo o casarse con empresarios millonarios. Por eso no nos extraña que de esta cantera colmada de preciosas muñecas haya salido una starlet como Isabella De Laa (21 años), la enésima epítome de diosa praguense al que caemos rendidos a sus pies ante su nivel de perfección física.

Nacida en Ostrava, República Checa y ahora residente de la ciudad de Praga, De Laa comenzó este 2022 con más de 75 escenas a sus espaldas, desde que debutó en 2020 en uno de los consabidos castings del pornógrafo francés Pierre Woodman, el aclamado descubridor de talentos europeo. La milagrosa genética con la que ha sido bendecida le otorga un plus que va más allá del físico: una aptitud de seducir con su mirada, con el movimiento y embelesándonos con un tono de voz del que la inmensa mayoría de trabajadoras sexuales checas carecen completamente, y eso que en el continente europeo nos encontramos con auténticas perlas divinas.

Pero lo más importante de este talento desbordante de la Europa del Este es su predominio sexual y lo prolífica que está resultando su carrera. Ha grabado sexo extremo de la mano de Legal Porno, se ha ‘multiculturalizado’ en un gangbang a las órdenes de Private, práctico sexo anal en Tushy (punto culminante de su carrera) y hasta ha trabajado en el exclusivo estudio de Little Caprice (LittleCaprice-Dreams), compatriota suya, trajinándose al marido de ésta; el conocido actor Marcelo Bravo.