in

Jessie Saint rompe con el estereotipo de la timidez

Debo admitir que no esperaba ver a la novata Jessie Saint en un estudio de corte extremo como Hookup Hotshot —especialistas en retratar sexo embarrado y obsceno— y regocijarse sexualmente con prácticas inmisericordes. Por lo visto está ofreciendo una imagen de lo más polifacética y rompiendo con el estereotipo de distinguida dama que aparece en los anuncios de perfumes (sus últimas apariciones en Deeper y Love Her Feet daban fe). Un claro ejemplo de que las apariencias engañan pues cualquiera de nosotros hubiera apostado por un sopor absoluto si hubiéramos tenido que juzgarla en base a su distinguida imagen (una rubia cándida con coletitas). Es lo que tiene subestimar a las starlets, que pueden esconder ases en la manga como una boca sucia y un cuerpo que reciba las embestidas, bofetones y gargantas imposibles del bruto Bryan Gozzling sin la mínima queja.