in

Joanna Angel, tinta y anal: una combinación explosiva

Aunque de vez en cuando Joanna Angel haga alguna escapada esporádica a subgéneros de gustos generalistas que sólo pueden satisfacer a una clientela poco exigente, la pornostar tiene un alma alternativa tan perversa que no puede desentenderse del antro de perdición Evil Angel. Es en este compromiso con el estudio de cultura pseudogótica urbana donde esta feligresa jamás defrauda, además de ser su 2ª casa por dejarle enseñar los sombríos entintados que recorren su cuerpo, su rasgo más general. La simpática tatuada sabe resaltar como ninguna starlet alt-porn este atributo frente a la cámara y su amor eterno hacia los tétricos dibujitos en su piel quedan plasmados incluso en producciones de sexo duro como «Little Anal Lovers» de Pat Myne.