in

Maddy May, el nuevo espíritu femenino brillante de Evil Angel

Los observadores de tendencias pornográficas probablemente hayan notado que el director Chris Streams tiene dos puntos débiles. El primero, que padece una especial obsesión por los títulos aceitados. Y el segundo, que cada cierto tiempo se encapricha de una nueva pornostar que es barnizada relucientemente con este líquido familiar. Actualmente, su nueva musa es la actriz Maddy May (tiene una cátedra en sodomía) y ha sido empapada, de arriba a abajo, con lubricante transparente y resbaladizo, en la película «Oil Slick 5». Así es amigos, acaba de salir a la venta el 5º volumen de la popular saga oleosa de Evil Angel (ver aquí el 4º edición con Alex Grey), esa que tiene como espectáculo culminante auténticos tsunamis de petróleo sobre hiperbólicas curvas.