in

La perfección mamaria y artificial de Jolee Love

Pese a que la hiperactiva Jolee Love sea uno de los cuerpos más impactantes que ha parido el porno europeo en toda su historia (Berlín, 1989), su belleza está muy desaprovechada al otro lado del Atlántico. Pueden que las últimas escenas de su carrera se utilicen en las escuelas pornográficas como el manual oficial de las dobles penetraciones, pero esta alimaña sexual alemana apenas tiene visibilidad al otro lado del charco. El estudio de Miami, Bangbros está intentando poner remedio con una escena de «My Dirty Maid» en la que muestra a toda Norteamérica, con todo lujo de detalles, su célebre área anatómica: unas desafiantes tetazas de silicona diseñadas al milímetro con bisturí que se quedaron fuera, por muy poco, de nuestro ranking de mejores tetudas operadas.