in

El regreso de Keisha Grey, la bonita pornostar de la diastema

Agarraos que viene curva. La famosa pornostar de la diastema ha regresado al porno por todo lo alto después de estar varios años en el ostracismo de la industria. Un retorno que ha revuelto el gallinero pornográfico por estar viviendo el ‘comeback’ más importante de la década. Estamos ante el regreso magistral de Keisha Grey, aquella privilegiada starlet que a principios de 2015 se elevó entre las starlets más afamadas del panorama yanqui por reunir en su propuesta física una perfecta mezcla de factores femeninos: su morboso hueco entre los dientes, rostro inocente y cuerpo diseñado para el pecado.

Todo pornófilo sabe que Keisha Grey (1994, Florida) fue en su momento un auténtico monumento de mujer bendecida con uno de los aspectos bienvenidos más deseados en la industria de adultos: un adorable rostro pegado a un físico de proporciones máximas (con muslos y pechugas). Un doble combo ganador que, por azares del destino (drogas, embarazos y diversos vicios pecaminosos), no supo aprovechar y terminó dilapidando una prometedora carrera pornográfica justo cuando estaba en la cúspide. El bello ángel caído del cielo descendió a los infiernos y perdió todo su caché.

Sabemos que hace un par de años intentó resurgir en el ñogo ñogo con contenido paupérrimo que vende en su OnlyFans y ciertas escenas lésbicas con cuentagotas que desde esta santa casa publicamos. Para más señas, su relación lésbica con Karlee Grey en Reality Kings. Una escena que pasó sin pena ni gloria porque ya había exprimido al máximo su jovialidad y ya no podía capitalizar el contraste entre sus sabrosas carnes y rostro aniñado. Estaba gastada y malgastó la carta de ser la niña bonita de su generación.

Es por todo esto por lo que no tenemos que echar las campanas al vuelo. Y es que actualmente, Keisha es un cadáver en la industria porno y aquella muñequita que nos sedujo con su rostro aniñado se fue para nunca más volver. Sus juveniles rasgos dieron paso a un rostro destruido por las drogas y ese morbo acaudillado por su dulcísima actitud se fue diluyendo poco a poco conforme iba vendiendo su inocencia. Apenas sigue teniendo seguidores que se mantengan en vilo por cada gesto suyo. La que fue una guapísima revelación perdió hace años su aura enigmática.

Desde JaqueMateAteos ya vaticinamos que la Keisha que nos enamoro jamás volverá. Las drogas, el alcohol y finalmente una ruptura amorosa terminó por arruinar su carrera y buena parte de su vida (tuvo varios intentos de suicidio). Ahora lo único que puede hacer es vender contenido a través Onlyfans; vídeos personalizados a 150 dólares metiéndose pepinos y puños por el culo (sí, habéis oído bien). Así que estad atentos porque no nos extrañaría que la próxima vez que leyerais su nombre sea por la noticia de la confirmación de su muerte…