in

Vuelve Keisha Grey junto a Karlee Grey: juntas y revueltas

¡Alucinante! ¡Sublime! No hay palabras para describir este glorioso comeback que nos trae de vuelta a nuestra diosa de la diastema Keisha Grey después de haber resuelto sus problemas con las drogas. La mítica starlet que revolucionó por 2015 la comunidad pornófila internacional ha regresado de la manera más apoteósica posible: con una escena lésbica junto a Karlee Grey ¡como en los viejos tiempos! La que fue una de las parejas más explosivas del porno moderno vuelven a la carga en un vídeo de Reality Kings donde las podemos disfrutar en su versión más sáfica, comiéndose sus peculiares frondosos felpudos (sin depilar con su buen matojo de pelos púbicos) y bebiendo sus elixires orgásmicos.

Un fogoso encuentro a la altura de las expectativas de las herederas espirituales (y sexuales) de Sasha Grey que tomaron su apellido artístico en su honor. No en vano eran amigas en la vida real hasta el punto de compartir un piso en el que correrse sus juergas y poseían un perfil físico muy similar. Aunque si nos ponemos a comparar Keisha gana a Karlee por goleada en asuntos de atrevimiento sexual. Tiene una energía imparable para fornicar y el espacio en sus dientes es un anticipio de su lujuria que le da un plus de morbosidad.

Pero dejando de lado las comparaciones odiosas nos alegra saber que Keisha sigue en activo con esa misma combinación que en su momento creó una nueva linea de cánones de belleza: cuerpos generosos de curvas y sin escatimar carne en sitios estratégicos. Y lo que es mejor, su carita hermosa y pícara se mantiene intacta. Esperemos que su entrega espectacular que la llevó a hacer muchos anales, varias dobles penetraciones y gangbangs, empiece a prodigarse pronto por las mejores productoras del sector.

Ahora solo falta saber si este retorno de Keisha Grey es solo para hacer lésbicos —recordemos que el comeback de Karlee junto a Violet Starr, que fue hace muy pocos días, parece indicar que solo se va a dedicar al lesbianismo— o si decide continuar por un porno más agreste, que es para lo que vale y el género que mejor encaja con su atrevimiento.