in

Perdonamos los pecados estéticos de Kenzie Taylor

La última vez que mencionamos los trabajos de Kenzie Taylor no nos pudimos resistir a narrar con pelos y señales su intenso enfrentamiento con Dredd. Una gesta magna para toda starlet de la que por suerte salió ilesa y le permitió abrirse a nuevas perspectivas profesionales; sus pecados estéticos —look desfasado basado en la silicona y tinte amarillo de bote— le fueron perdonados. Y es que hace pocos días la rubia deslumbrante hizo acto de presencia en Tushy, el portal glancore que no se lleva muy bien con las profesionales del sexo filmado cuyos senos imiten artificialmente la naturalidad de la madre naturaleza. Esperemos que pueda recuperar el ritmo de trabajo vertiginoso cuando debutó en 2015.