in

Anya Olsen vueve a descorcharse el trasero

Ha llovido mucho desde que Anya Olsen probara en sus carnes la magia de las dobles penetraciones de los estudios más poderosos de Norteamérica (Hard X, Jules Jordan, Tushy). Tanto que se nos antojo que el tiempo perdido era una declaración tácita de que quizá había dejado aparcada su faceta rectal. Y es que resultaba inverosímil, por ejemplo, que un estudio como Tushy Raw, que apuesta por las caras más bellas de la industria, no le hubiera deslizado por debajo de la puerta una invitación a la arrebatadora starlette. Hace pocos días se produjo por fin el ansiado encuentro entre la web y la guapísima actriz, un debut por todo lo alto que sabrán apreciar hasta los detractores de las pornostars sin especial voluptuosidad.

Olsen siempre ha demostrado que las mejores esencias van en frascos pequeños, siendo increíblemente cautivadora en pantalla, con una aplastante belleza cercana, y con la sola ayuda de su innegable atractivo facial. Así que ya podemos volver a disfrutar de sus preciosos ojos azules y esa mirada vidriosa que pone cuando folla.