in

Krissy Lynn en la zona 0

La popularidad de la performer americana Krissy Lynn nunca ha alcanzado cotas elevadas debido a una serie de factores que agrupa su perfil. En concreto, el estereotipo que la encasilla: ser una MILF precoz. Un puesto que por su apariencia no termina de convencer ni en el lado de las maduras y tampoco es santo de su devoción en la orilla de las jovencitas. De esta forma, a pesar de disponer a su alcance de un impresionante despliegue físico se encuentra en la zona 0; ese territorio constantemente bombardeado por las señoras ya maduradas que copan los estrellatos. Una zona devastada por las mejores starlets que ni siquiera su etiqueta falaz de MILF (sin ser exageradamente plástica no encaja en esta vitola) puede otorgarle una segunda juventud pornográfica. Ni su último trabajo en Hard X, dejándose sodomizar por un rabo negro, consigue auspiciarla hacia el estrellato.