in

La feminista Leticia Dolera y sus desnudos hipócritas

Si existe una actriz española que se ha subido al carro del feminismo pop más absurdo, esa es Leticia Dolera. Lo decimos porque la barcelonesa de 40 años ha salido desnuda en varias de sus soporíferas películas sin una justificación convincente. Es decir, por exigencias del guion que responden a cuestiones eróticas y no artísticas. Vamos, lo que se conoce vulgarmente como enseñar carne para subir audiencia. Una maniobra hipócrita por parte de la señorita Dolera, que se jacta de ser directora y guionista, pero siempre termina con las bragas por los tobillos y las tetas al aire.

Una vergüenza que la artista catalana presuma de liderar este movimiento ‘igualitario’ encabezado por niñatas prepúberes y hombres calzonazos. La que se dio a conocer en la popular serie «Al Salir de Clase» (la que hacía de la chica de los patines) resulta ser una mujer falsa que hace lo que critica: utilizar su cuerpo para llamar la atención. Al fin y al cabo, hace marketing gratuito para vivir de su imagen, como una más de las muchas famosas desnudas que tenemos en nuestro variado catálogo, ni más ni menos.

Paradójicamente, ha criticado en periódicos digitales los desnudos femeninos que se emplean como reclamo comercial y ha señalado el machismo en el cine como el sempiterno mal absoluto, justo lo que ella ha copiado e imitado a lo largo de su triste carrera cinematográfica. Parece que la que fue una novia ensangrentada en la película «REC 3: Génesis», personajes icónico donde los haya, sabe muy bien que la única lucha que vale es el dinero y la fama.

«Las Bellas Durmientes» (2012)

Lo podemos comprobar viendo escenas de algunas de sus películas como «Bellas Durmientes» (2012), donde Leticia Dolera enseña las tetas, e incluso el coño, posando sobre la cama como Dios la trajo al mundo.

«Vida Perfecta» (2019)

No se corta un pelo en la serie «Vidas Perfectas» donde se masturba estando embarazada de su hijo. ¿Era necesario? Por supuesto que no, pero ya sabemos que la cabra tira al monte y a este tipo de mujeres les gusta exhibir sus encantos para acaparar cuantas más miradas mejor. Lo podemos comprobar en cualquier perfil de red social, ya sea Twitter o Instagram.

Especial fotos de Leticia Dolera en pelotas

Con una estética de niña tonta, su cara y sobre todo su hablar, nos recuerdan a chicas poco espabiladas. Sus aventuras en el cine pasan por mediocres producciones como «REC 3» o los cameos en la tórrida «Penny Dreadful», aparte de series populares como «Los Serrano». Hay un elemento común en todas las películas de Leticia Dolera, que no destacan por la calidad. De ahí que sea normal que la actriz se tenga que despelotar para atraer otra clase de público que palíe los escasos resultados en la taquilla.

Y ojo, que esto no es una conducta reciente. La trayectoria de la barcelonesa por enseñar tetamen empezó bien pronto en la película «El otro Lado de la Cama» (2002) y «Semen, una Historia de Amor» (2005). Todo ello hipócritamente compaginado con su campaña contra las violencias machistas y el compromiso de los derechos de las mujeres. Pero hija mía, ¿cómo quieres que te tomemos en serio si vives de enseñar tus partes pudientes al público?. Eres tú la que acosas con tu cuerpo al resto de los españoles, ¿no te das cuenta de qué no queremos verte el potorro?.