in

Lexi Lore reaparece poseída por el espíritu de la sodomía

La injusticia pornográfica que se está cometiendo con la carrera de Lexi Lore tendría que ser estudiada por los sociólogos más eminentes. La estadounidense es el mismísimo anticristo en lo que se refiere a desplegar un arsenal sexual espectacular y, sin embargo, las productoras están desperdiciando su inconmensurable potencial. Desde JaqueMateateos lanzamos un clamor reivindicativo por el dulzor empalagoso de la que fue una de las novatas más prometedoras del 2017. Y es que estamos ante una starlet indestructible, sin puntos flacos, de envidiable bagaje profesional y máxima exigencia. Con el cheking del 1º doble vaginal realizado y con una invasión anal interracial por parte del actor afroamericano Brickzilla que le hizo sudar la gota gorda.

Por suerte, aun siendo infravalorada al extremo y pesando sobre ella una sombra espesa que la oscurece, a la muñequita de Richmond, Virginia, todavía la invitan a zonas de combate que no había pisado. Nos referimos al feudo de Jules Jordan, donde hace unas pocas semanas se las vio contra la herramienta de trabajo del español de Chris Diamond. Una polla que, aunque sea de color blanco, sigue siendo insufrible cuando se introduce analmente.