in

Alimentando a la bella ninfa Lilly Bell

Ya advertimos acertadamente a los lectores de JaqueMateAteos que la ninfa Lilly Bell es una monada indefinible dentro de los espectros del porno moderno. Una starlet única en su clase que escapa de cualquier encasillamiento porque sencillamente prueba cualquier modalidad sexual que le planten en los morros; aunque todavía tenga su trasero clausurado. Tanto alquilar su delicado físico a una jauría de afroamericanos sin escrúpulos como enfrascarse en el sexo más aterciopelado que requiera de calor humano. Es en esta última tesitura donde Vixen la ha colocado para que haga buen uso de sus armas de seducción irresistibles: una belleza totalmente natural de piel pálida y cabello rubio que por poco no se confunde con un querubín. Ahora solo hace falta esperar para que mueva otra ficha.