in

Lilly Hall en una antología de gangbangs

Cuando presentamos en esta parroquia a Lilly Hall ya advertimos a los neófitos pornólogos que la starlet de presencia latina había rodado a las órdenes del Giorgio Grandi, el director más despiadado de Legal Porno explorando los límites sexuales de las actrices invitadas. El resultado fueron tres gangbangs intensísimos con el conocido elenco de pollones subalternos del estudio —algunos actores son pupilos de la mismísima leyenda italiana Rocco Siffredi y herederos de su estilo extremo— donde Lilly vivió en sus carnes un asombroso DAP (doble penetración anal) que le dejó la puerta trasera abierta para futuras contiendas anales. Por algo la productora checa es escuela de depredadoras pornográficas y fuente infinita de voracidad sexual.