in

Lily Lou: el ascenso meteórico de un ano en el porno

Hace unas semanas destapábamos el talento oculto de la pornostar Lily Lou y nos deshacíamos en elogios por ser una novata arrolladoramente guapa. Sin embargo, cometimos el imperdonable error de olvidarnos de su mayor aptitud sexual: su impresionante precocidad para el sexo anal. Y es que la señorita de San Luis acaba de batir el récord de rodar el mayor número de escenas anales en el menor tiempo posible. Una cosa de locos su celeridad para filmar sodomía incendiaria. Tanto que hemos perdido la cuenta de la avalancha de vídeos en los que su retaguardia ha sido perforada hasta la capa más profunda: Tushy, Jules Jordan, Anal Only…

Lily Lou: el ascenso meteórico de un ano en el porno

Con semejante despertar anal se ha ganado a pulso ser una de las incorporaciones de la industria con más potencial de los últimos años. Una labor titánica para una starlet que acaba de comenzar en esto, como aquel que dice, y que junto a su exceso de sensualidad la sitúa directamente en la órbita de las mejores starlets debutantes del pasado 2021. Desde JaqueMateAteos, nos hemos puesto manos a la obra para destacar sus tres colaboraciones analíticas más destacadas y por las que ya es una estrella en ciernes que está dando sus primeros pasos en la industria de adultos americana.

«Manuel Opens Their Asses 9»

El barrigudo y peludo actor francés Manuel Ferrara no tardó demasiado en penetrar su agujero más oscuro en la que se ha convertido su serie más emblemática: la edición número 9 de «Manuel Opens Their Asses».

True Anal

No podía faltar a esta cita de la sodomía el maestro californiano y espeleólogo de ojetes Mike Adriano. El director contrató a la starlet para someterla en True Anal a la especialidad de la casa: sexo rectal ginecológico con vistosos primeros planos.

«Oil for Days 3» (Evil Angel)

El director Pat Myne tampoco perdió ni un segundo de su tiempo e incluyó las curvas bonitas de Lily en «Oil For Days 3». Un monográfico centrado en físicos resbaladizos y embadurnados con litros aceite corporal, donde los anos de las pornostars se untan de grasa reluciente para garantizar una penetración satisfactoria.