in

Kylie Quinn hacia una nueva dirección sexual

El debut de Kylie Quinn en el estudio Nympho deja claro dos cosas: la primera, que la starlet canadiense se quiere deshacer del insoportable aroma a ‘teenager’ —las típicas adolescentes que nos recuerdan al amor platónico de adolescente— que lleva a cuestas. Y la segunda, quiere caminar bajo el auspicio de importantes productoras para que puedan ayudarla a transformarse en una feroz felina de la industria. No sabemos si estamos realmente ante el preludio de una maravillosa metamorfosis, con trucos sexuales bajo la manga que sustituyan su nula voluptuosidad y limitado abanico interpretativo, pero solo por el hecho de adentrarse más allá del sexo consanguíneo simulado ya tiene nuestro beneplácito.