in

Lily Rader recibe un enorme facial del dotado Vlad

La actriz estadounidense Lily Rader es el claro ejemplo de que, a falta de volumen pectoral, habilidades e implicación estratosféricas. Hemos estado repasando su larga lista de películas —más de 200 títulos desde 2015— y podemos asegurar que la temática de mamadas con eyaculación facial compone un tercio del grueso de su filmografía, siendo el colofón a esta práctica sexual el delirante blowbang a las órdenes de Hard X que grabó en 2018. Hace unos meses el estudio BangBros quiso rizar el rizo y subir la apuesta doblegando la voluntad de la inocente starlet para chupar la gigantesca polla del actor ruso Vlad (30 centímetros de miembro viril). Un desafío a la altura de su fascinación por los tragos de esperma en el que no falta el «gimmick» final representado por un radiante rostro blanquecino.