in

Lucía Caraballo, otra lolita española de la serie «Estoy Vivo»

Podríamos decir que los 21 años que tiene Lucía Caraballo son parte de la culpa de que sea una de las actrices españolas más adorables de la pequeña pantalla. La otra parte es su alegría desbordante, mirada pizpireta y sonrisa luminosa, que ha exhibido orgullosa en cada uno de los trabajos artísticos en los que ha participado. Y lo ha hecho desde que se subía a los escenarios teatrales cuando apenas tenía 5 años, pasando más tarde por producciones nacionales de renombre como «El Secreto del Puente Viejo», «Física o Química» o «Los Hombres de Paco». Así hasta llegar a su papel estelar de Bea Vargas, la conocida lolita en la exitosa serie «Estoy Vivo» (TVE) que compite en belleza con la angelical Laia Manzanares, actriz talentosa con la que comparte protagonismo.

Con semejante carrera actoral es normal que sea la actriz del momento para los seriéfilos, a pesar de su juventud y naturaleza tímida. Pero que no os engañe sus dulces gestos, porque una vez que la cámara se enciende se merienda al público con su desbordante simpatía. La actriz madrileña (y bailarina) sigue recordándonos a esa niña precoz con talento en la que un día un director visionario confió. Al menos hasta que nos pasamos por su Instagram, donde ha liberado un torrente de sexualidad que parecía tener contenido por motivos profesionales.

Y es que Lucía Caraballo ha crecido hasta el punto óptimo de maduración, es decir, se ha convertido en una mujer adolescente, hecha y derecha, a la que le encanta enseñar a sus seguidores de las redes sociales cientos de fotos en donde viste bikinis o posa sensualmente en ropa interior. Porque esa es otra, la actriz revolución de «Estoy Vivo» posee un sexy cuerpo de escándalo que, inexplicablemente, había escondido muy bien ante las cámaras. Ahora solo nos queda esperar al primer desnudo profesional de Lucía, que no tardará mucho en regalarnos porque se le nota que tiene ganas de explorar nuevos retos cinéfilos.