in

El renacimiento de la sueca Lynna Nilsson

Después de la pluscuamperfecta Puma Swede no habíamos visto a una pornostar procedente de Suecia que atesorara semejante belleza desde que Lynna Nilsson se retiró en el lejano 2017. De hecho, en estos tres años de ausencia no ha aparecido otra candidata a ocupar el puesto vacante de una nacionalidad que, a pesar de tener entre su población de féminas una proverbial genética nórdica, siempre ha mantenido un bajo porcentaje de asistencia en las tortuosas arenas de la pornografía (no es muy común ver suecas haciendo porno). Por eso cuando renace una vikinga como Lynna —rubia cuasi albina cuyo físico armonioso tiene una elegancia y sensualidad casi divinas— nos vemos obligados a exponer con todo lujo de detalles el cómo y el cuándo, siendo en este caso el estudio Babes quien la ha traído de vuelta junto al veterano actor Franco Roccaforte. Por cierto, ha sido Playmate internacional de Playboy.