in

Mackenzie Mace se apunta al morbo de las hermanastras como incentivo

Desde que Mackenzie Mace afeitó al cero su felpudo selvático no han parado de lloverle ofertas de trabajo en la causa equis. Su decisión de lucir un pubis rasurado le ha dado caché y ahora su coño luce de maravilla en cualquier postura sexual. Pero si existe un subgénero en el que su discreta vagina cobre especial protagonismo ese es el de la ficción incestuosa. Un territorio en el que acaba de acampar y ya acumula un notorio bagaje gracias a estudios con la vitola «stepsister». Sin ir más lejos, en Sis Loves Me y Bratty Sis (ambas de la network TeamSkeet) deja bien claro que las hermanastras cachondas siempre lo llevan limpio y depilado.